viernes, 20 de julio de 2012

El dictador


Las generalizaciones más que malas son peligrosas. Si son negativas derivan en prejuicios. Si son positivas se convierten en corrección política. Ambos extremos son enemigos del discernimiento libre y saludable. Los prejuicios engendran fundamentalismos y fanatismos. La corrección política, si no es genuina o ingenua, alberga esa cosa hipocritona mal.

Sacha Baron Cohen, como buen autor satírico, se las ingenia para atacar a ambos. Aunque la que más sufre es la corrección política porque su progresismo es endeble y cubre con el manto de piedad más de lo que debe. Con El dictador, Baron Cohen se aparta del esquema de falso documental que usara en Borat y en Brüno, intenta una trama tradicional propulsada a gag y chiste que está más cerca de ¿Dónde está el piloto? que de One, two, three. El resultado puede que sea desparejo, pero ya lo era, incluso con las cámaras ocultas, en las dos precedentes. Aunque está más allá de toda discusión el discurso final en The Lancaster, antológico y de una genialidad absoluta.

Convengamos que la sátira no debe medirse con los cánones de la comedia. Por su esencia reniega de toda prolijidad, corrección o del tan cacareado buen gusto. La sátira es re “des”: desmadrada, desmesurada, desaforada. De allí que cuando logra "épater le bourgeois" se la acusa de obscena, escatológica y atrevida. La sátira se mide por la eficacia de sus descalabros, por la claridad conceptual de sus ataques. Y si en ese campo se miden las de Baron Cohen son más que logradas.

Otra cosa que diferencia a El dictador de Borat y Brüno es que en éstas le escapaba al estereotipo y sus personajes más allá de los colores fuertes se perfilaban con humanidad. Aladino, el dictador vitalicio de Wadiya, un inventado país norafricano,  es estereotipo liso y llano, lo que no le resta contundencia a sus embates.

En lo personal debo confesar que poder apreciar el trabajo de Baron Cohen me rejuvenece. Mis contemporáneos suelen rechazar sus excesos, les da cositas algunos chistes y culpa, ciertas barbaridades. Yo, en cambio, como los jóvenes, me deleito a lo grande.
Un abrazo, Gustavo Monteros

3 comentarios:

  1. Ya después veré esta...

    Gustavo te recomiendo y pido que analices las películas:
    - Melancolía
    - Indiferencia (Detachment) y
    - Take Shelter

    han sido mis películas favoritas de el último par de años y me gustaría saber tu opinión.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. He visto Melancholia y Take shelter y tengo la mejor de las opiniones, no las he discutido en este blog porque en líneas generales me ocupo de los estrenos que se producen en esta ciudad, La Plata, y por desgracia ambas no se estrenaron y pasaron directamente a DVD. Sin embargo, cuando no hay estrenos interesantes, suelo hablar de lo que se halla en DVD. Cuando eso suceda, procuraré hablar de alguna de ellas. Todavía no he visto Detachment, pero tu opinión es un incentivo para que la vea pronto.

    ResponderEliminar
  3. =) Gracias
    a mi me encantarías que hablaras de todas las películas !
    no solo estrenos...

    gracias

    ResponderEliminar