jueves, 27 de marzo de 2008

Margot y la boda

Margot at the wedding es de esas películas, cuya mayor virtud es también su mayor defecto. Este recorte de unos días en la vida de una familia muy disfuncional parece demasiado artificioso para ser plausible. Sus personajes son demasiado conscientes de sus limitaciones para estar tan dominados por ellas. Pero este conocimiento de sí mismos los lleva a sostener diálogos infrecuentemente brillantes que producen un gran deleite.


El trío protagónico, Nicole Kidman, Jennifer Jason Leigh y Jack Black, tuvo mejores instancias para lucir sus recursos. Pero es interesante atestiguar este primer encuentro entre dos de las mejores actrices que nos presentó el penúltimo cine yanqui. Jack Black ratifica aquello de que cualquier gran actor cómico, cuando se le canta, puede dar una actuación dramática impecable. Cosa que no se da del lado contrario: son contados con los dedos de la mano los grandes actores dramáticos que pueden transitar con éxito la cuerda cómica sin caer en el abismo del ridículo.


Margot at the wedding (Margot y la boda es su título local) es un postre demasiado sutil para el paladar pochoclero y no pasó por los cines; se la encuentra ahora en las góndolas de su club de DVD amigo.


Su autor y director, el neoyorquino de 38 años Noah Baumbach, debe su fama a su film anterior: Historias de familia ( The Squid and the Whale ), tragicomedia de tono autobiográfico ambientada en el Brooklyn de 1986 con Jeff Daniels y Laura Linney.

Un abrazo
Gustavo Monteros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada